¡Que Padre!

23 Nov
Shalom Xaris   éste es el Mensaje Semanal (M.S.), espero comentarios:
1)    ¿Qué te gustó?
2)    ¿Qué no te gustó?
3)    ¿Qué no entendiste?
4)    ¿Qué le agregarías o le quitarías?

¡QUE PADRE!

Propósito   General: Doctrinal / Ético o Moral
Propósito   Específico: Invitarte   a seguir el modelo de Padre que es Elohim.
Palabra   clave: ¡Que   Padre!
Proposición: Se   como el Padre Celestial.
Texto: Salmo   85 (inicio) / Mateo 6.9-13 (todos) / Lucas 15: 11-32 (mensaje)

INTRODUCCIÓN

PADRE. Procede del latín pater / patris, que a su vez viene del griego πατήρ, πατρός (patír, patrós), el español registra, desde principios del siglo XII, la voz padre, general en todas las épocas y común a la mayor parte de las otras lenguas romances. En sánscrito es “pitr”.

Según el Diccionario de la Real Academia Española: Varón o macho que ha engendrado. En el cristianismo, primera persona de la Trinidad. Varón o macho, respecto de sus hijos. Macho destinado en el ganado a la procreación. Cabeza de una familia o pueblo.

Una palabra que se ha mantenido invariable durante más de tres milenios, mientras lo que con ella denominamos, ha cambiado de forma sustancial.

No se ha podido fijar el significado original, pero pudiera haber significado en un principio “sacrificador”, refiriéndose a la función de sacerdote doméstico que tenía el padre en tiempos remotos y que en ese caso sería percibida como la principal de sus funciones.

Lo que sí está claro es que no significa “engendrador”, que es el significado que tiene actualmente, y no lo significaba porque no era ésa la sustancia de la paternidad, sino el dominio, cuya más alta expresión está en el sacerdocio (aunque en hebreo la palabra es אָב (ab), que puede traducirse como antepasado).

La importancia de la paternidad estuvo en la patria potestad, que en el Derecho romano primitivo se caracterizaba por ser un poder ejercido sobre todas las personas que constituían el núcleo familiar. El pater, respecto a los miembros de su familia, tenía el poder sobre la vida y la muerte (podía enajenarlos, juzgarlos, castigarlos e, inclusive, aplicarles la pena de muerte).

En la época de la República Romana esos poderes se limitaron en virtud de la intervención de los magistrados públicos, se prohibieron los castigos extremos como la muerte y, comenzaron a juzgarse en forma pública los delitos.

En materia patrimonial el pater era el titular del patrimonio de todos los integrantes del núcleo familiar, pero luego fueron apareciendo instituciones a través de las cuales se entregaban remuneraciones a los hijos para su uso, goce y administración; como así también en carácter de retribución por funciones que desarrollaban dentro de la sociedad.

Hoy en día la paternidad, más que fuente de derechos, lo es de obligaciones, quizás no conociste a tu padre biológico, o no tuvo los atributos que identifican a un padre responsable; con padres así, o ausentes, se vuelve difícil tener una relación de padre a hijo con EL Eterno, y es muy fácil identificarse con mamá, pero todas las características de amor, cuidado, responsabilidad, protección, y un gran etcétera que tienen las madres que crían solas a sus hijos, provienen del Padre Celestial.

Veamos algunas de estas:

DESARROLLO

1) Elohim es un padre con enormes riquezas.

Lucas 15:11-15 Un hombre tenía dos hijos —continuó Yeshúa—. El menor de ellos le dijo a su padre: “Papá, dame lo que me toca de la herencia.” Así que el padre repartió sus bienes entre los dos. Poco después el hijo menor juntó todo lo que tenía y se fue a un país lejano; allí vivió desenfrenadamente y derrochó su herencia. Cuando ya lo había gastado todo, sobrevino una gran escasez en la región, y él comenzó a pasar necesidad. Así que fue y consiguió empleo con un ciudadano de aquel país, quien lo mandó a sus campos a cuidar cerdos.

En el tiempo de Yeshúa, la propiedad podía ser legada o entregada como un regalo aun en vida, el hijo menor demandó que se le dieran inmediatamente todos los derechos de posesión sobre su parte de la propiedad de su padre, que él esperaba heredar cuando aquel muriera (alrededor de un tercio, según la ley mosaica (Deuteronomio 21:17), pues al hijo mayor le correspondía doble parte de la herencia.).

Aunque los bienes normalmente se repartían después de muerto el padre, en casos especiales podía este hacer el reparto en vida; que el hijo menor pidiera la herencia ¡era como pedir que el padre se muriera!

El hijo mayor permaneció en casa y el padre retuvo sus derechos sobre el producto de la porción de la propiedad de él. El hijo menor, por su parte, convirtió en efectivo lo suyo y partió para disfrutar lo obtenido lejos de su casa y del control paterno. La vida extravagante y disoluta lo llevó a la extrema pobreza y los amigos que le ayudaron a gastar el dinero desaparecieron. Sólo pudo encontrar trabajo en algo humilde y desagradable en especial para un judío, para quien los cerdos son animales impuros. Con gusto hubiera mejorado su pobre paga compartiendo las arvejas que comían los cerdos, pero (está implícito) le repugnaban demasiado para hacerlo.

Un varón da todo lo que tiene a sus hijos, el padre de la parábola lo hizo, comunicar la vida no es sólo engendrar, sino proporcionar todo lo que durante años los hijos tienen derecho a esperar de sus padres: Amor, alimento, vestido, cuidado de su salud, protección, vivienda adecuada, educación integral; que sus padres estén en un pacto entre tres, integrando armoniosamente el amor físico, emocional y espiritual.

Cuando el ser humano perdió todo, Elohim se despojó a Sí mismo y vino en forma de hombre a recuperar lo que se había perdido; nos dio a Yeshúa, Su hijo amado, se dio a Sí mismo en rescate por nosotros.

¡Que Padre!, Elohim te ha dado todo lo que necesitas.

2) Elohim es un padre digno de confianza.

Lucas 15:16-20a Tanta hambre tenía que hubiera querido llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos, pero aun así nadie le daba nada. Por fin recapacitó y se dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen comida de sobra, y yo aquí me muero de hambre! Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo; trátame como si fuera uno de tus jornaleros.” Así que emprendió el viaje y se fue a su padre.

Su desesperada situación le llevó al arrepentimiento, se dio cuenta, no sólo de que había estropeado su vida, sino también de que era indigno de ser llamado hijo de su padre; era digno sólo de ser un siervo y estaba preparado para humillarse y buscar ser restituido en ese nivel.

¿Cuánto tiempo estuviste, o has estado en el chiquero?, mientras no comprendas el amor del Padre, mientras no tengas un encuentro con Yeshúa, vas a seguir hambriento y dispuesto a conformarte con bazofia religiosa, aderezada con mentiras espirituales; no importa que tan lejos creas que te encuentras, o que tan pecador sin remedio te consideres, ÉL es el Shadday (el Todopoderoso), para ÉL no hay imposibles, y a Su Justicia, la equipara Su Amor.

¡Que Padre!, Elohim es digno de confianza y te libera de ser esclavo del pecado. 

3) Elohim es un padre lleno de Gracia y Misericordia.

Lucas 15:20b-24 Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él; salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo.” Pero el padre ordenó a sus siervos: “¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete. Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.” Así que empezaron a hacer fiesta.

No fue lo malo de su vida lo que hizo recapacitar al muchacho, sino la bondad del padre, antes de llegar a su casa, su padre ya estaba esperándolo, en el Oriente es inusual que los hombres mayores corran; pero el Padre tuvo que hacerlo debido a su compasión por el muchacho. El hijo había deshonrado a su familia y a su pueblo, y corría el riesgo de que lo apedrearan hasta la muerte (Deuteronomio 21:18–21). Aún antes que pudiera presentar toda la confesión que había preparado, su padre le había dado la bienvenida al círculo familiar, le había tratado con gran honor y había dado órdenes para celebrar el regreso de aquel que había considerado muerto.

Es significativo que el padre no fue en busca de su hijo, sino que esperó en casa a que el muchacho regresara, cuando el muchacho en efecto regresó, el padre corrió para salirle al encuentro. El hijo se perdió debido a su voluntad y el padre tenía que esperar hasta que él se hubiera quebrantado y estuviera listo para someterse.

El mejor vestido debía haber sido el costoso manto festivo del padre; el calzado indica que el hijo no era un sirviente (a pesar de su petición); y el anillo era la prueba de su condición de hijo.

A diferencia del padre de la parábola, Elohim salió a buscarnos, el Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo) continuamente nos habló para convencernos de pecado, justicia y juicio, así como, de nuestra necesidad de tener un encuentro con Yeshúa, el único camino al Padre.

Cuando nos percatamos de nuestro error y volvemos al Padre, somos lavados por la Sangre del Mesías, Su Palabra nos quita el olor a cerdo del que nos impregnamos en el mundo, ahora olemos al hijo amado, Yeshúa; estamos vestidos con la coraza de justicia, estamos revestidos de Yeshúa y tenemos algo mejor que un anillo para demostrar nuestra filiación, hemos sido sellados con el Espíritu Santo (Ruaj HaKodesh), somos hijos del Padre Eterno (אֲבִיעַד – Abi ad).

¡Que Padre!, la Gracia y la Misericordia siguen estando disponibles.

4) Elohim es un padre para cada tipo de hijo.

Lucas 15:25-31 Mientras tanto, el hijo mayor estaba en el campo. Al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música del baile. Entonces llamó a uno de los siervos y le preguntó qué pasaba. “Ha llegado tu hermano —le respondió—, y tu papá ha matado el ternero más gordo porque ha recobrado a su hijo sano y salvo.” Indignado, el hermano mayor se negó a entrar. Así que su padre salió a suplicarle que lo hiciera. Pero él le contestó: “¡Fíjate cuántos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes, y ni un cabrito me has dado para celebrar una fiesta con mis amigos! ¡Pero ahora llega ese hijo tuyo, que ha despilfarrado tu fortuna con prostitutas, y tú mandas matar en su honor el ternero más gordo!” »“Hijo mío —le dijo su padre—, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo.

Si el hijo pródigo simboliza a los «publicanos y pecadores», el hijo mayor representa a los escribas y fariseos, hay pecados del espíritu tanto como pecados de la carne (2ª Corintios 7:1). Los líderes religiosos tal vez no eran culpables de pecados como los que hizo el hijo menor, pero eran igualmente pecadores, culpables de un espíritu de crítica, de orgullo, sin disposición para perdonar y sin nada de amor. (¿Te identificas con alguno?)

Debido a que el hijo menor había recibido su herencia, los bienes raíces le pertenecían al hermano mayor; pero eran controlados por el padre, quien se beneficiaba de las ganancias. Si el hermano menor regresó a casa, confundía aún más la herencia, de modo que el hermano mayor no quería su regreso, ni tampoco lo buscó. El hermano mayor, se negó a unirse a la celebración y rezongó por la generosa recepción, acusó al padre de no haberlo tratado de la misma manera generosa y alegre, tenía el ardiente deseo de tener una gran fiesta con sus amigos, y se le recordó que los bienes del Padre, siempre habían estado a su disposición. Uno puede comportarse como esclavo aun siendo dueño de la casa.

Se enfureció con su hermano porque regresó a casa, con su padre por darle la bienvenida y haberlo perdonado; como los escribas y fariseos se quedó fuera del gozo y del compañerismo de los que habían sido perdonados. El hermano mayor humilló al padre y a su hermano al no unirse a la fiesta, el padre podía haberle ordenado que entrara, pero prefirió salir y pedírselo; eso fue lo que Yeshúa hizo con los religiosos, pero ellos no querían que los persuadieran, pensaban que eran salvos debido a que participaban en todos los ritos de su religión, pero estaban fuera de la comunión del Padre y necesitaban arrepentirse y buscar perdón.

¡Que Padre!, el hermano mayor te hace coheredero cuando recibes el perdón del Padre.

CONCLUSIÓN

Elohim es un padre que hace fiesta cuando el hijo descarriado regresa.

Lucas 15:32 Pero teníamos que hacer fiesta y alegrarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.” »

El matrimonio, un pacto entre tres, es la base de la familia, y ésta es el ambiente adecuado para una auténtica paternidad responsable. Este ambiente hay que crearlo, con la conciencia de que se afrontarán problemas y dificultades, que sólo se pueden superar con un amor verdadero, maduro y con ayuda adecuada. Una relación que no es efecto de la casualidad sino parte del plan maestro del Creador para realizar en la humanidad sus designios de amor.

La paternidad responsable implica una conciencia rectamente formada, que sitúe donde corresponde a Elohim, a ti mismo y a la sociedad en una justa jerarquía de valores.

Una cuestión quedó sin respuesta: ¿El hijo mayor se unió en la bienvenida a su hermano? La omisión a ésta respuesta es seguramente algo deliberado, pues el hermano mayor representa a los fariseos y a todos los que son como ellos, y la parábola es una apelación al cambio de mente hacia los desposeídos.

Aunque la parábola llega a su clímax con la pregunta no expresada, el centro de atención sigue siendo el amor perdonador de Elohim que avergonzaría a los fariseos y les llevaría a dar una respuesta positiva.

Elohim es un Padre que da todo lo que tiene a sus hijos, es digno de recibir toda tu confianza, por lo que siempre puedes recurrir a ÉL; perdona, restaura y restablece al hijo arrepentido, porque reconoce la individualidad de cada ser humano, y es en base a ella el trato que da.

Con Elohim no se desperdician las oportunidades para hacer fiesta, para celebrar la vida, y sobre todo Su amor. ¡Que Padre!

¿Y tú, que padre tienes, o quieres llegar a ser?

Nota: En la   Iglesia Bautista Modelos de Madurez – OIKOS, utilizamos Elohim en lugar de Dios,   porque ésta última palabra es griego, y en español significa “de zeuz”;   tampoco utilizamos ojalá, porque significa “que alá quiera”, y en los idiomas   originales no se invoca a esta deidad lunar. Utilizamos Adonay en preferencia   a Señor, porque en nuestra cultura a cualquiera se le llama señor; además, es   la forma judía de leer el Tetragrammaton (יְהוָה ó {YHWH o JHVH}). Preferimos usar Yeshúa en vez de Jesús, porque en hebreo los nombres son muy importantes.

Th.D. Hugo Gómez Astivia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: