Así que tienes una visión

11 Jun

“Así que tienes una visión”

 

Propósito General: Consagración.
Propósito Específico: Invitarte a cumplir con la visión y misión de la iglesia.
Palabra clave: Visión.
Proposición: ¿Tienes una visión celestial?
Texto: Salmo 82.1-8 (inicio),  Isaías 6.1-13 (Todos), Varios (M. S.).

 

INTRODUCCIÓN

Visión (Del latín visĭo, -ōnis). Acción y efecto de ver. Contemplación inmediata y directa sin percepción sensible. Punto de vista particular sobre un tema, un asunto, etc. Objeto de la vista, especialmente cuando es ridículo o espantoso. Creación de la fantasía o imaginación, que no tiene realidad y se toma como verdadera. Persona fea y ridícula. Imagen que, de manera sobrenatural, se percibe por el sentido de la vista o por representación imaginativa. Iluminación intelectual infusa sin existencia de imagen alguna.

Desde hace algunos años, las organizaciones resumen sus metas y objetivos dentro de los conceptos de visión y misión; no hay que confundirlos, la visión se enfoca en las metas de la organización a largo plazo, es decir, la expectativa ideal, es una declaración o manifestación que indica hacia dónde se dirige la organización o qué es aquello en lo que pretende convertirse en el largo plazo. Mientras que la misión de una organización se enfoca en el ahora, el presente; es una declaración o manifestación duradera del objeto, propósito o razón de ser de la organización.

En forma abreviada, la Visión es el “qué” y la Misión es el “cómo”.

En términos espirituales, el “Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado” explica que la Visión es aquello que Elohim muestra de forma sobrenatural al espíritu o a los ojos corporales. Las visiones pueden dirigirse a los sentidos por mediación de un objeto externo. Pueden también presentarse a la imaginación, sin el concurso de los sentidos. La visión se dirige en ocasiones sólo a la inteligencia. Estos fenómenos sobrenaturales pueden darse de día o de noche, con o sin éxtasis, a veces por medio de un sueño. El que recibe la visión está convencido de que Elohim se dirige a él. Las visiones que provienen de Adonay llevan la impronta de Su Espíritu de sabiduría, de pureza, de verdad, de justicia. Su contenido, siempre moral, tiene un objeto didáctico, frecuentemente en relación con acontecimientos próximos o futuros.

¿Qué implica el que tengas una visión?

 

DESARROLLO

1) Conocer su origen.

1ª Juan 4.1–3 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Elohim, porque muchos falsos profetas han salido al mundo. En esto conocéis el Espíritu de Elohim: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Elohim; y todo espíritu que no confiesa a Yeshúa, no es de Elohim; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

En las religiones de la antigüedad se daban casos de personas poseídas por espíritus (shamanes / chamanes; distintos oráculos: Delfos – Apolo; Olimpia – Zeus; Pafos – Afrodita; Epidauro – Asclepios; Tebas – Poseidón; Trofonio – Lebadea), pero Juan nos advierte, que no debemos considerar como verdad lo que nos dicen todos los que aseguran hablar bajo inspiración; los creyentes debemos probar si lo que oímos proviene del Espíritu Santo o no, ya que el vocablo “espíritu”, en este contexto, significa el influjo sobrenatural que mueve a los hombres a pensar y obrar de una forma determinada: mala (influjo demoníaco) o buena (influjo divino).

δοκιμάζω (dokimázo). Examinar, poner a prueba, acrisolar, aprobar, hacer demostrar, querer.

La forma más práctica es comparar lo que escuchamos, venga de quien venga, con lo que dice la Biblia; si no va en contra de lo que esta dice, podemos aceptarlo, pero si hay algo, por pequeño que sea, que no es una enseñanza bíblica, hay que desecharlo, Pablo les dijo a los Tesalonicenses (5.21-22): examinadlo todo cuidadosamente, retened lo bueno; absteneos de toda forma de mal.

Los gnósticos enseñaban “que el Cristo, un eón (cada una de las inteligencias eternas o entidades divinas de uno u otro sexo, emanadas de la divinidad suprema) divino, había descendido sobre el hombre Yeshúa en su bautismo y se había retirado de ÉL antes de su muerte”; pero, no es que el Cristo viniese a la carne de Yeshúa, sino que Yeshúa era el Cristo que vino en la carne.

El espíritu del anticristo lleva mucho tiempo entre nosotros, desde el primer siglo, hoy en día, una de las religiones que más crece, el Islam, se caracteriza por negar que Yeshúa y el Eterno son el mismo; la premisa principal del Islam es: “No hay más dios que Alá, y Mahoma es su profeta”, algunos añaden: “…y Alá no tiene un hijo”; pero Alá, no es el ETERNO.

¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Yeshúa es el Cristo? Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre (1ª Juan 2.22–23).

Por supuesto, no se trata únicamente de profesar con la boca dicha verdad, sino con obras, tanto o más, que con palabras; éste es el criterio para reconocer que dicho espíritu procede de Elohim y, por tanto, que quien está hablando lo hace en conformidad con lo que Elohim nos ha revelado, en cuanto a Sí mismo, y su plan de redención.

¡Determina el origen de cualquier visión!

2) Conocer su alcance.

Hechos 16.9–10 Por la noche se le mostró a Pablo una visión: un hombre de Macedonia estaba de pie, suplicándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. Cuando tuvo la visión, enseguida procuramos ir a Macedonia, persuadidos de que Elohim nos había llamado para anunciarles el evangelio.

ὅραμα (órama). Visión, una visión sobrenatural, una vista de Elohim.

La comitiva misionera primero intentó ir hacia el oeste de Asia, cuya ciudad principal era Éfeso, por lo que viajaron a través de Frigia y la provincia de Galacia, siguieron después al norte, a Misia oriental e intentaron ir a Bitinia, pero de nuevo el Espíritu les impidió que lo hicieran. No se declara cómo se manifestaron esos vetos divinos, pudieron haber sido las circunstancias, una palabra de profecía, una visión, o cualquier otro fenómeno.

En el plan de Elohim, la gente de Éfeso y Bitinia escucharon el mensaje más tarde (Hechos 18:19–21, 24–19:41; 1ª Pedro 1:1).

En Troas, ciudad portuaria del mar Egeo, cercana a la antigua ciudad de Troya, Elohim instruyó a Pablo, por medio de una visión de noche, para que fuera a Macedonia, una provincia subordinada al senado romano, que comprendía la parte Norte de la Grecia actual desde el Adriático hasta el río Hebro, y era cruzada por la vía Egnatia, la principal ruta terrestre entre Italia y el Este.

Después del 44 a.C. el procónsul se estableció en Tesalónica, mientras que la asamblea de los estados griegos se reunía en Berea, sede del culto imperial. La provincia incluía seis colonias romanas, una de las cuales era Filipos, también había comunidades organizadas en tribus; a pesar de esta diversidad, el Nuevo Testamento normalmente menciona a la zona como una unidad, según el uso romano.

La visión que Pablo recibió, tenía un alcance claro, compartir que las profecías mesiánicas se habían cumplido con la Vida, Muerte y Resurrección de Yeshúa el Mesías; Pablo y su grupo tenían que llevar el Evangelio a Macedonia, y podríamos esperar que hubiese sido una tarea fácil, pero no fue así, en Filipos (fundada en 356 a. de C., por Filipo, padre de Alejandro Magno), la ciudad más importante de la provincia, no había suficientes judíos para tener una sinagoga. Lidia, una mujer rica (vendía púrpura), proveniente de Tiatira (Turquía), fue la primera conversa (Hechos 16.14-15); es en Filipos donde son azotados y encarcelados por liberar a una muchacha endemoniada (Hechos 16.16-18), lo que permitió que el carcelero y su casa fuesen salvos (Hechos 16.30-33), en Tesalónica las cosas no fueron mejores (Hechos 17.1-9), por lo que de Berea, Pablo partió hacia Atenas (Hechos 17.10-15).

Muchos de los que dicen tener una visión, piensan que alcanzar sus objetivos será fácil, y aunque no se diga, se cree, erróneamente, que si algo proviene de EL Todopoderoso, no habrá dificultades; la experiencia de Pablo, y la de muchos otros, nos muestra que no todo es miel sobre hojuelas, aun cuando se obedezca al Eterno, ya que en ocasiones nos toca barbechar, sin llegar a ver la cosecha, aunque otras veces, cosechamos en donde no sembramos (Juan 4.36-38).

Pablo tuvo claro que debía pasar a Macedonia, a compartir las Buenas Nuevas de Salvación, al hacerlo, tuvo contratiempos, desaguisados y hasta maltratos; pero también vio obrar al Salvador.

¡Enfócate en el objetivo de la visión!

3) Conocer tu responsabilidad.

1ª Pedro 4.10–11 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Elohim. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Elohim; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Elohim da, para que en todo sea Elohim glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

καθὼς ἔλαβεν χάρισμα élaben járisma).

καθώς (kathós). Como, según, en la medida en que; puesto que; cómo.

λαμβάνω (lambáno). Tomar, coger, agarrar, recibir, aceptar, tomar posesión, escoger, quitar.

χάρισμα (járisma). Don, carisma.

διακονέω (diakonéo). Servir, prestar asistencia, cuidar, haciendo humilde servicio a, esperar, servir comida y bebida, ser diácono.

καλός (kalós). Bueno, bello, adecuado, correcto.

οἰκονόμος (ikonómos). Administrador, tesorero, alguien que tiene autoridad y responsabilidad sobre algo.

Los creyentes debemos ser diligentes al dejarnos usar mediante el don o dones recibidos, para ministrar, es decir, servir a otros; la frase como buenos administradores, podría traducirse como “buenos mayordomos”. El mayordomo era alguien que servía como administrador de una casa, no tenía riqueza propia, sino que administraba la riqueza de su amo de acuerdo con los deseos y dirección de éste.

Hay algunas cosas que frenan o dañan el avance de una visión (Ministerio):

  1. a) Que alguien insista en ejercer un don que no ha recibido.
  2. b) Que alguien, que sí recibió el don, lo use, en vez de dejarse usar por el Espíritu Santo.
  3. c) Que el responsable de la visión (Ministerio), sea un mal mayordomo.
  4. d) Que se ignore o substituya la visión.

Es fácil saber cuál es tu responsabilidad para alcanzar el cumplimiento de una visión, si y sólo si, conoces cuál es tu don o dones; si la desconoces, seguramente estás siendo un freno, en el mejor de los casos.

¡Cumple con tu parte de la visión!

 

CONCLUSIÓN

Obedecer.

Hechos 26.19–20 Por consiguiente, oh rey Agripa, no fui desobediente a la visión celestial, sino que anunciaba, primeramente a los que estaban en Damasco y también en Jerusalén, y después por toda la región de Judea, y aun a los gentiles, que debían arrepentirse y volverse a Elohim, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

Lo que Pablo dijo aquí, es lo que todo aquel que ha nacido de nuevo, que ha sido sellado con el Espíritu Santo, y que tiene una relación personal, cercana, íntima y de amor con Yeshúa, debiese decir: estoy obedeciendo la visión, siendo testigo en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la Tierra (Hechos 1.8).

Que, ¿cómo lo hago?

Dejándome usar a través de mi don (es), para edificar al Cuerpo de Cristo y cumplir con la Gran Comisión: mientras estoy yendo, aprovecho para discipular a todas las gentes, bautizarlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todas las cosas que Yeshúa nos mandó (Mateo 28.18-20).

Te comparto la visión y misión de la iglesia:

Visión: Conducir a las personas a tener una relación cercana, íntima, y de amor con Yeshúa.

Misión: Presentar a Yeshúa conforme a la Biblia, a toda persona, para que tenga un encuentro personal con ÉL, que la transforme en ciudadano del Reino de Elohim; comprometido a vivir conforme a los valores de éste, y a su extendimiento en su entorno socio-familiar, y hasta lo último de la Tierra.

 

¿Tienes una visión celestial?

 

Si el Mensaje Semanal es de bendición para tu vida, y quieres apoyar a sostener el Ministerio de Modelos de Madurez OIKOS, puedes ofrendar o diezmar a una de las cuentas a nombre de Hugo Gómez Astivia.

Scotiabank – 00101401297 (México) / CLABE 044 180 0010 1401 2972

HSBC – 6434710897 (México) / CLABE 021 180 0643 4710 8979

Capital One – 381 529 9670 (USA) / Routing Number 111901014

PayPal – 106180000124550289

 

Th.D. Hugo Gómez Astivia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: